Trabajar durante una crisis

Trabajar durante una crisis

Como he dicho antes, mi trabajo es remoto. Antes llegué a trabajar como profesora y hasta en una tienda trabajé pero nada me ha hecho sentirme tan satisfecha como trabajar remoto. Es cómo pero al mismo tiempo tiene sus desventajas y una de ellas es tener que lidiar con el mundo alrededor, la familia, las noticias y cualquier otra crisis mientras tienes cosas que hacer.

Hay mil maneras de ver una crisis personal

Mis hermanos venezolanos saben esto mejor que nadie. Trabajar mientras las noticias te generan ataques de ansiedad no es nada fácil. Aunque no tienes que estar viviendo una situación extrema, a veces una pequeña crisis desencadena todo y trabajar puede resultar muy difícil.

Tengo rato que no publico algo para ustedes, por esta misma razón. Aquí hay una lista de cosas que puedes tener en cuenta para comenzar a respirar y echarle todas las ganas al trabajo, así como estuve tratando de concentrarme yo.

Planifícate

Ajusta tu horario, planea tu día, semana, mes… cualquier período de tiempo que te ayude a sentir que tienes las cosas bajo tu control y que sabes qué esperar. Organiza tu día en bloques, dejando espacio para imprevistos, y sobre todo nunca olvides de dejar tiempo para satisfacer tus necesidades de alimento, sueño y recreación.

Haz prioridades

Suena mucho como planificarte pero es más que eso. Desde el principio toma decisiones sobre lo que es importante para ti como tu familia, el trabajo, tu salud. Ten en cuenta esas prioridades cada vez que te suceda un imprevisto y enfócate en lo que de verdad importa.

Para hacerte las cosas más sencillas, también sería buena idea tener un método para hacerte recordar tus prioridades durante imprevistos: Una foto, un lugar, un hábito. Cualquier cosa que te ayude a mantener el enfoque y seguir trabajando.

Analiza qué información compartir

Ya sea personal o de cualquier otra índole, siempre analiza qué compartir, dónde y con quién. Quizás no sea la mejor idea tragarse todas las emociones que te abruman pero tampoco se puede andar a diestra y siniestra compartiendo información personal.

Tengo que hacer una mención especial a la crisis venezolana pues el compartir información como noticias, “tubazos”, opiniones y comentarios puede resultar perjudicial si no se analiza bien qué es lo que se está compartiendo. Fíjate bien qué tipo de información compartes.

Las noticias deben ser verificadas, los “tubazos” en momentos de censura no siempre son confiables y las opiniones y comentarios son tuyas. Involucrarse demasiado en discusiones de tinte político en medio de una crisis puede resultar muy poco beneficioso. Ahí es donde entran las prioridades: Primero es tu salud y tu tranquilidad.

Sé gentil contigo mismo

Trátate bien. La primera prioridad es tu bienestar, sin pasar por encima de los demás. No te culpes porque algo te salga mal, date tiempo para trabajar tus problemas y para respirar. Procura cuidar tu alimentación y actividad. Si sientes que un alimento te está siendo perjudicial, como es el caso del café para algunos, por ejemplo, corta en cuanto puedas su consumo.

Si sientes que no puedes dormir bien o tu cuerpo se siente con ansiedad acumulada, quizás un poquito de actividad física no cae mal. Mientras puedas sentirte bien contigo mismo todo va bien encaminado.

Encuentra un escape

Hablar puede ser uno, ver películas puede ser otro, escuchar una canción, hasta el mismo trabajo puede ser un escape genial.

– te lo diré yo que me toca ver muebles y oficinas bonitas 8 horas al día de lunes a viernes –

Busca alguna forma de encontrar tranquilidad y hasta felicidad. Es un consejo obvio del que nos olvidamos muy seguido.

Manda todo al demonio

O como se dice en idioma civilizado, toma una pausa. Toma una siesta. Acuéstate a mirar el techo, anda a tomarte esa cerveza que tienes 2 semanas posponiendo. Cuando todo de abrume tanto que no puedas continuar, tómate una pausa.

Puede que parezca contraproducente parar todas tus actividades cuando estás trabajando sólo porque atraviesas una crisis emocional o las noticias te están dejando los pelos de punta pero míralo de esta manera: Si en esta situación es peor el mal que vas a hacer trabajando que dejando de trabajar, es mejor tomar la pausa.

Luego tocará recoger los papeles el lunes.

Si tienes más ideas, no dudes en compartirlas en los comentarios.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *